Vanilla Sky

sábado, 16 de agosto de 2008


Os habéis dado cuenta del pedazo de poema para los ojos que hemos tenido este atardecer? Me encanta cuando el sol y las nubes nos regalan hermosos paisajes y me encanta no hacer otra cosa que dibujar con la mirada los trazos pastel que surcan el horizonte. Como si viviera el remake de "Abre los ojos" y es el cielo que quisiera tener en la otra vida.

Adoro la naturaleza. Cada día me doy más cuenta de ello. La playa, la brisa, la arena, el sol... me encanta el rugir de las olas y escuchar que las gaviotas me sobrevuelan con su mirada curiosa. Me encanta zambullirme en el mar y dejarme llevar por la marea. Esto hace que odie un poco más a la gente que, por inconsciencia, por falta de educación o por pasotismo, la altera, la ensucia, la daña... Hoy he contemplado atónito cómo una una señora de una familia tiraba unos cuantos vasos de yogur (supongo que en mal estado), en la bajada que hay junto al faro, ante la mirada de todos los que subíamos de la playa. Y se quedaron todos tan panchos! Estuve por decirle la frase mágica que la madre de una amiga me enseñó: "Perdona, creo que se le ha caido algo ahí" pero me lo pensé dos veces cuando sospeché que la familia igual me pegaba o algo... Sí, cobarde, pero iba solo.


Las caricias de la naturaleza


El ocaso se acerca
a las puertas de las almas,
las inunda de perfumes,
les regala su encanto.
En un clima hechicero
asoman los sentimientos,
florecen las fantasías,
las emociones pintan los labios.
Las ilusiones recorren caminos
y se encuentran con los sueños
que buscan un paraíso
con los colores de la esperanza.
La fragancia de las rosas
escala las montañas de la vida,
embriaga los corazones,
endulza las miradas.
Las caricias de la naturaleza
hacen brotar sonrisas,
borran las lágrimas,
despiertan los besos.

María Griselda García Cuerva

1 comentarios:

Lucía dijo...

soy yo la hija de esa madre?o por lo menos mi madre suele decirla..jeje